Si te estás preparando para darle la bienvenida a un precioso bebé, probablemente te estés abasteciendo de chupones, pañales, ropa, toallas y otros artículos para bebés. Pero ¿qué pasa con los chupones de bebé? ¿Son buenos o malos?



Ahora sabemos que chupar es algo muy natural y normal para los bebés, ¡es instintivo, después de todo! Y la necesidad de chupar de un bebé está perfectamente bien.



Las ventajas



Para algunos bebés, los chupetes son la clave para la satisfacción entre las comidas. Considera las ventajas:



Un chupón podría calmar a un bebé quisquilloso. Algunos bebés son más felices cuando chupan algo.



Un chupón ofrece distracción temporal. Puede ser útil durante y después de las inyecciones, análisis de sangre u otros procedimientos.



Un chupón puede ayudar a que tu bebé se duerma. El uso del chupete no parece tener ningún impacto en la duración del sueño de un bebé o en los despertares nocturnos.



Un chupón puede aliviar las molestias durante los vuelos. Los bebés no pueden "abrir" sus orejas intencionalmente al tragar o bostezar para aliviar el dolor de oído causado por los cambios en la presión del aire. Chupar ayuda.



Desventajas



El uso temprano del chupón puede interferir con la lactancia materna. Algunas investigaciones relacionan el uso de chupones con la insuficiencia de la lactancia materna. Sin embargo, si el bebé tiene el chupete a una edad adecuada no confundirá el pezón de su madre.



Tu bebé podría volverse dependiente del chupón. Si tu bebé usa un chupón para dormir, es posible que te enfrentes con frecuentes episodios de llanto durante la mitad de la noche cuando el chupón se caiga de la boca del bebé.



Ya conoces algunas ventajas o desventajas, pero cada bebé es único, así que decide lo mejor para él.